• Posted by : Zatsiel P 7 mar. 2014

    Capitulo Anterior: Carta de Un Mellizo


    Advertencia!! Esta es la continuación del One-Shot “Carta de un Mellizo” la cual, a su ves, es la continuación de “Carta de un Albino”.


    Querido Zatsiel:

    Seguramente te sorprenderás al recibir esta carta en tus manos a trabes de mi gran amigo Steve, no te culpo, yo, alguien del cual no as sabido nada durante años, repentinamente, te manda una carta como si nada sin siquiera presentarse delante de ti.
    No te equivoques, no es que yo no quisiera ir a verte en este momento, no es como si yo, en realidad, este huyendo de ti.
    Es solo que, a pesar de todo mi esfuerzo, nunca pude contactarte.
    No son excusas, esa es la realidad.
    Como también es verdad el que yo nunca pude olvidarme de ti.
    Todos los días me pregunto que es de tu vida ¿estarás comiendo bien? ¿Seguirás tocando el piano todas las mañanas? ¿Tendrás algo lo cual te preocupe?
    ¿Te acordaras de mí?
    Esas preguntas, como también muchas más rodean mi cabeza hasta el punto de sofocarme.
    Yo nunca pude olvidarte, ni un solo segundo logre hacerlo.
    Mi amado Zatsiel, si tan solo supieras las toneladas de cartas que escribí a tu nombre las cuales nunca pude enviártelas.
    Y cuando finalmente te había contactado, cuando finalmente encontré tu paradero, te me vuelves a escapar, como si de una mariposa fueras.
    Una hermosa y bella mariposa.
    Ya que la carta la cual envié, llego hacia tu paradero.
    Pero nunca a tus manos.
    James me fue a visitar una semana después, alegando que debía darme por vencido, que tu debías continuar con la familia Rumsfield, por lo tanto, el amor que siento por ti debía de esfumarse.
    No sé cuánto tiempo estuvimos discutiendo en esa sala, pero debo de decirte algo.
    Realmente me entraron ganas de llorar.
    No era suficiente el tenerte lejos, no, además debía de renunciar al amor que siento hacia ti.
    No podía, tú eras lo único que tenia, eres lo único que me mantiene con vida y esperanza en cada día que se avecina.
    El solo perderte, olvidarte, sería lo mismo que decir que tuviera que ignorar a la razón de mi existencia.
    Simplemente no podía hacerlo.
    No quería hacerlo.
    Pero no pasa día en el que piense que tal vez, solo tal vez, se trata de un egoísmo de mi parte.
    Que lo mejor para ti sería conseguir a una mujer que te ame, así podrías formar una familia de la cual estar orgulloso.
    Pero no puedo.
    Simplemente, el solo pensar el entregarte a otra persona destruye mi corazón y mi alma.
    No puedo entregarte a nadie Zatsiel.
    ¿Acaso no soy demasiado egoísta?
    Tal vez, ya ni siquiera me ames, y simplemente piensas en mí como un amor de la adolescencia, un hermoso recuerdo el cual perdurara durante años, una dulce unión prohibida.
    Pero para mí no es así, yo no quiero que esto termine en un simple recuerdo el cual será borrado con el transcurso de los años.
    Yo quiero volver a estar a tu lado, tocar cada centímetro de tu piel hasta el punto de extasiarme con ella.
    No quiero dejarte  ¡¡NO QUIERO PERDERTE!!
    Cada día que vivo, cada mañana que despierto, mi cabeza solo está llena de pensamientos tuyos, como también de inseguridades.
    Ya sé que no tengo derecho a tocarte, no después del daño que te cause durante la primera vez que nos volvimos uno.
    Pero simplemente, no puedo evitar desearlo.
    Quiero volver a verte, quiero volver a sentirte.
    Quiero que ambos nos amemos nuevamente.
    Sé que estoy pidiendo demasiado, se que seguramente esto no sería lo correcto, ya que por si fuera poco, no solamente somos hermanos, sino que mellizos nacidos de una misma madre, sin contar de que ambos somos hombres.
    Son demasiadas las barreras que nos separan, son tantas que hasta pareciera que el destino mismo no quisiera nuestra unión.
    Pero si es necesario, yo lo cambiare, cambiare ese destino que quiere separarnos, no importa cuántas veces deba oponerme a James, no importa cuántas veces deba oponerme al mundo, si tan solo tú, mi amado Zatsiel está a mi lado, yo podre sobre pasar todas y cada una de las barreras las cuales nos separan.
    Sí, soy extremadamente egoísta, lo sé.
    Pero si tú también quieres estar conmigo, quieres vivir toda la eternidad a mi lado, seria, definitivamente, la persona más feliz en la faz de la tierra.
    Mi número de teléfono, como también la dirección en la que me hospedo están en posesión de Steve, tan solo debes pedírsela y el te las dará gustoso.
    No te preocupes, el nunca sospechara nada, después de todo, yo solo le dije que eras mi hermano el cual quería volverme a reencontrar después de tantos años
    Pero recuerda, es muy importante que este sea nuestro secreto.
    Nadie debe enterarse de esto, sobre todo James, ya que él no lo permitiría.
    Este será nuestro secreto, un secreto entre hermanos.
    Deje mi antigua carta adentro de este sobre, ya que yo hice una copia por si existía la posibilidad de que no la recibieras.
    Quería de todas las maneras posibles el hacerte saber que aun te amo, que nunca, ni un segundo de mi vida, ni cuando intente desesperadamente de hacerlo por el dolor que le provocabas a mi corazón, pude olvidarme de ti.
    Es por eso que quiero volver a verte, no importa si me rechazas, si me odias, o simplemente si quieres que olvidemos todo ese amor que nos brindábamos el uno al otro para volvernos, nuevamente, solo hermanos.
    A pesar de que yo, al recibir una respuesta como esa salir de tus labios solamente provocaría dolor y amargura, con solo el poder verte, valdría la pena sufrir.
    ¿Sabes?
    Hace unos días, encontré un gato por la calle, estaba maullando desesperadamente, tratando de que alguien le prestara siquiera una mínima de atención.
    Su pelo era excesivamente blanco y sus ojos profundamente celestes.
    Al verlo, una criatura tan maravillosa como esa, sucio y con frio, no pude evitar recogerlo.
    Ya que al verlo, no pude evitar pensar en ti.
    Su nombre es Siel, en honor a las ultimas 4 letras de tu bello nombre.
    Tu y él se parecen mucho, ambos son la luz de mis ojos.
    Pero a la vez, en algunos casos, no puedo evitar abrazarlo con todas mis fuerzas, ya que verdaderamente me hace acordar a ti, siento como si te tuviera a mi lado, como si estuviéramos viviendo nuevamente juntos bajo el mismo techo como esos días de antaño.
    ¿Parezco verdaderamente desesperado verdad?
    Y tal vez lo este, pero solo quiero que sepas que toda mi desesperación como mi alegría, son provenientes únicamente gracias a tu existencia.
    Te estaré esperando.
    Atte.: Elliot Rumsfeld.



    9 de Febrero de 2006, 8:32:02 AM.


    Capitulo Anterior: Carta de Un Mellizo

    0 comentarios

  • Copyright © 2013 - Nisekoi - All Right Reserved

    Zatsiel Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan